Hidrosálpinx

¿Qué es el Hidrosálpinx?

El hidrosálpinx es una alteración patológica de la trompa de Falopio. Puede ser uni o bilateral, según si afecta sólo a una o a ambas trompas uterinas. Consiste en la obstrucción de la trompa con acúmulo de líquido en su interior, lo que provoca una dilatación de la misma.

¿Cuáles son las causas?

Frecuentemente el hidrosálpinx es secundario a una infección crónica de las trompas,  producida por una bacteria de transmisión sexual, como el gonococo o la clamidia, aunque también puede estar relacionado con otra infección intraabdominal (como por ejemplo: la apendicitis).

El hidrosálpinx también puede aparecer en el contexto de otras enfermedades, como la endometriosis, o cuando existen cuadros adherenciales pélvicos, o antecedentes de intervenciones quirúrgicas sobre la trompa.

¿Cuáles son los síntomas?

Habitualmente el hidrosálpinx no suele provocar síntomas y es un hallazgo casual; aunque en otras ocasiones, las pacientes consultan por dolor pélvico o abdominal, o esterilidad.

¿Cómo se diagnostica el hidrosálpinx?

Esta patología se diagnostica mediante:

  • Ecografía vaginal: se diagnostican únicamente los hidrosálpinx grandes, cuando se observa el líquido acumulado en el interior de la trompa.
  • Histerosalpingografía o histerosonosalpingografía: estas pruebas suelen realizarse en el contexto del estudio de esterilidad y consisten en la inyección de un medio de contraste por vía vaginal, que pasa a través de la trompa hacia el interior de la cavidad abdominal. Si la trompa está obstruida, el contraste se acumulará en la trompa y nos permitirá visualizar el hidrosálpinx, ya sea mediante técnicas de rayos X (histerosalpingografía) o mediante ecografía (histerosonosalpingografía)
  • Laparoscopia, al realizar una visualización directa de las trompas en el quirófano.

¿Cúal es el tratamiento?

El hidrosálpinx es una de las causas de esterilidad ya que, al estar la trompa obstruida, se dificulta su función (captación del óvulo, progreso del mismo hacia el útero y ascenso de los espermatozoides por ella). En esta situación, para conseguir gestación, se recomienda realizar un ciclo de fecundación in vitro (FIV), dado que se recuperan los ovocitos del ovario, se fecundan en el laboratorio , y el embrión seleccionado es transferido al interior del útero, sin requerir el paso por la trompa.

Si el hidrosálpinx es de gran tamaño puede tener un efecto adverso sobre la tasa de gestación en el ciclo de FIV.  Las sustancias inflamatorias que contiene dificultan la implantación del embrión, por lo que se recomienda la oclusión tubárica o la extirpación de la trompa antes del ciclo de reproducción asistida.

¿Quieres solicitar una visita?

Llámanos al (+34) 93 418 66 33 o rellena el formulario para pedir cita...