Métodos anticonceptivos

Los métodos anticonceptivos son aquellos sistemas que utilizamos para controlar la fertilidad, evitando un embarazo no deseado.

El acceso a la planificación familiar y anticoncepción es básico para garantizar la Salud Sexual de las mujeres, permitiéndoles disfrutar de su sexualidad y elegir de manera responsable y libre el número de hijos que quieren tener y en qué  momento.

Como no existe un anticonceptivo ideal para todas las mujeres, en la actualidad disponemos de múltiples tratamientos anticonceptivos con diferentes mecanismos de funcionamiento, tasas de eficacia, ventajas e inconvenientes de manera que cada mujer pueda encontrar el que mejor se ajusta a sus necesidades.

En el Institut Riera-Bartra  te ofrecemos una visita de asesoramiento sobre anticoncepción, realizada por profesionales expertos en la materia y sensibles a la diversidad, conocedores de las últimas innovaciones en anticoncepción, que podrán ofrecerte consejo individualizado para que escojas el método que mejor se adapte a ti.

Principales métodos anticonceptivos

Basados en la abstinencia sexual en los días fértiles del ciclo, o en modificar la conducta sexual.

Son métodos poco eficaces, que requieren regularidad del ciclo y un buen conocimiento del cuerpo.

No protegen de las infecciones de transmisión sexual.

  • Coitus Interruptus: o “marcha atrás”, consiste en retirar el pene de la vagina antes de la eyaculación. Es muy poco eficaz, ya que el líquido seminal que se expulsa antes del eyaculado puede contener espermatozoides.
  • Método de Ogino: consiste en el registro de los ciclos en el calendario, para poder calcular la ovulación y evitar las relaciones sexuales aproximadamente desde 5 días antes hasta 5 días después de ésta.
  • Temperatura Basal: requiere tomarse la temperatura cada día al despertarse para detectar la elevación que se produce con la ovulación. Se evitan las relaciones desde que finaliza la regla hasta 3 días después de la elevación de la temperatura.
  • Método de Billings: mediante la observación del moco cervical, se detectan los cambios ovulatorios en éste y se evitan las relaciones desde que aparecen los cambios hasta 4 días después.

Impiden el contacto entre los espermatozoides y el óvulo mediante interposición de “una barrera”.

  • Preservativo masculino: o “condón”, es una funda que se coloca en el pene erecto y lo cubre totalmente antes de la penetración. Evita que el eyaculado pase a vagina. Es el mejor método para evitar enfermedades de transmisión sexual.
  • Preservativo femenino: funda cilíndrica que se coloca cubriendo las paredes de vagina y la vulva para evitar el contacto con el pene en la penetración y el paso del esperma. Protege también de las infecciones de transmisión sexual.
  • Diafragma: Es una cúpula de silicona o látex que se coloca en vagina, cubriendo el cuello del útero para impedir el paso de los espermatozoides. Existen diferentes tamaños y requiere aprendizaje para su colocación. Debe usarse junto con espermicidas y, a diferencia de los otros métodos de barrera, NO protege frente a infecciones de transmisión sexual.

Mediante la administración de hormonas sintéticas (progestágenos +/- estrógenos) que simulan las hormonas del ciclo se impide la ovulación.

Utilizados de manera correcta tienen una eficacia muy elevada.

Tienen contraindicaciones, y también efectos beneficiosos. No protegen frente a infecciones de transmisión sexual.

  • Anticonceptivos combinados: Contienen una combinación de 2 sustancias, estrógenos y gestágenos, para impedir la ovulación y simular el ciclo normal. Existen diferentes tipos según la dosis hormonal, el tipo de hormona y la vía de administración utilizados.

1. Píldora anticonceptiva: se toma diariamente una pastilla durante 21 o 28 días, más o menos a la misma hora. Se produce un sangrado mensual que simula la menstruación.

2. Anillo vaginal: las 2 hormonas están contenidas en un anillo de plástico flexible que se coloca en vagina y se retira después de 3 semanas, produciéndose en ese descanso el sangrado menstrual.

3. Parche anticonceptivo: es un parche cuadrado, que se adhiere a la piel y libera las hormonas. Se cambia semanalmente durante 3 semanas y se descansa una semana, en qué se produce la menstruación.

  • Anticonceptivos de gestágenos: Contienen solo un gestágeno, estando especialmente indicados durante la lactancia y en aquellas mujeres que no pueden tomar estrógenos. Pueden producir sangrados irregulares o ausencia de menstruación.

1. Píldora de gestágeno: se toma diariamente una pastilla, sin descansos, más o menos a la misma hora.

2. Inyectable de progesterona: Inyección intramuscular de gestágeno, que durante 3 meses evita el embarazo.

3. Implante subcutáneo: Es un método de larga duración consistente en una varita de plástico flexible que se coloca debajo de la piel del brazo mediante un dispositivo. Libera de manera continuada la hormona, protegiendo de un embarazo durante 3 años.

El Dispositivo IntraUterino (DIU) es un objeto de plástico y cobre que se coloca en el interior de la matriz dificultando el paso de los espermatozoides y impidiendo la implantación en caso de fecundación. No interfiere en la ovulación.

Es un método de larga duración y con alta eficacia, protege del embarazo entre 3 y 5 años desde su colocación.

No protege de las infecciones de transmisión sexual.

Su colocación y extracción debe realizarla siempre un ginecólogo, y precisa de controles ginecológicos periódicos.

1. DIU de cobre: su principal inconveniente es que puede producir menstruaciones abundantes y más dolorosas que las habituales.

2. DIU de levonorgestrel: En el soporte plástico del DIU hay un depósito hormonal que libera de manera continuada una pequeña cantidad de gestágeno con el objetivo de disminuir la cantidad de sangrado menstrual y el dolor. Está más indicado en mujeres con menstruaciones abundantes y/o dolorosas que desean un DIU y puede utilizarse también como tratamiento de trastornos de sangrado funcionales.

Son aquellos que evitan la posibilidad de embarazo de manera permanente, con una eficacia de prácticamente el 100%, y no son reversibles.

Están indicados en mujeres que ya han cumplido su deseo genésico, o en casos en que la posibilidad de un embarazo represente un riesgo muy alto para la salud.

No protegen frente a infecciones de transmisión sexual.

  • Ligadura de trompas: Consiste en la sección u obstrucción de las trompas, evitando así su conexión con el útero e imposibilitando el paso del óvulo. Precisa de una intervención quirúrgica con anestesia general, realizada habitualmente por laparoscopia.
  • Vasectomía: Consiste en una pequeña intervención con anestesia local para  seccionar los conductos deferentes impidiendo el paso de los espermatozoides al semen.

Cuando falla el método anticonceptivo habitual, o en caso de no haber utilizado ningún método, podemos recurrir a los métodos de emergencia para intentar evitar un embarazo.

Son métodos de urgencia que solo deben utilizarse de manera ocasional, y nunca en sustitución de los otros métodos.

No protegen contra infecciones de transmisión sexual.

  • Pastilla del día después: Contiene una dosis elevada de gestágeno y se debe tomar tan pronto como sea posible para aumentar su eficacia, con un máximo de 72 h o 5 días después de la relación, dependiendo del compuesto utilizado.
  • DIU: si se coloca en los 6 días posteriores a una relación desprotegida puede prevenir un embarazo.

¿Quieres solicitar una visita?

Llámanos al (+34) 93 418 66 33 o rellena el formulario para pedir cita...